Cuando pensamos en personas reconocidas por su asombrosa creatividad, es fácil suponer que, de alguna manera, nacieron de manera diferente al resto de nosotros, con mentes capaces forjar nuevas conexiones y ver el mundo de una manera novedosa. «Mucha gente simplemente no sabe que la creatividad es una habilidad que se puede entrenar», dice el profesor Gerard Puccio, quien preside el Departamento de Creatividad y Liderazgo del Cambio en SUNY Buffalo State College, EE.UU.

Y esta suposición, que la creatividad es innata, en lugar de aprendida, puede ser muy desagradable cuando se nos pide una idea realmente original. Psicólogos como Puccio han identificado las mejores formas de impulsar el proceso de aprendizaje. Su evidencia muestra que, con la práctica, todos podemos aprender a pensar de manera más original en nuestra vida cotidiana, imprimiendo una mayor innovación y satisfacción en todo lo que decidamos hacer.

En un ensayo reciente, Puccio reclutó a 559 participantes de la universidad, entre los que se incluyó a personas que no habían recibido capacitación en creatividad, personas que habían asistido a un curso de tres días basado en el modelo de habilidades de pensamiento y quienes habían recibido una educación mucho más extensa, como completar la maestría en creatividad de SUNY. Durante el experimento, los participantes se dividieron en grupos pequeños, de acuerdo con su nivel de entrenamiento creativo, y se les pidió que encontraran formas de alentar a las personas a usar la red de autobuses en el área del Gran Buffalo, en Nueva York. Como era de esperar, los grupos de personas que se habían sometido a algún entrenamiento en creatividad se desempeñaron mucho mejor que aquellos sin ningún entrenamiento ni orientación, lo que generó cuatro veces más ideas originales.

Puccio señala que a menudo combinaban múltiples ideas, por ejemplo, mientras que esta posibilidad no parecía ocurrírsele a los otros grupos. Esto significó que sus soluciones finales fueron sustancialmente mejores que las de los otros grupos.

«La creatividad es un trabajo muy duro», dice Puccio. «Se necesita mucho tiempo para desarrollar estas habilidades, como el pensamiento crítico para determinar cuáles son las ideas más prometedoras».                                                    Fuente https://www.bbc.com/mundo/vert-cap-57255661

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat